¿Cómo afecta la salud bucal a la salud general?

La relación que existe entre la salud bucal y la salud general es evidente. Todo aquello que afecta a la boca, puede también afectar al resto del cuerpo, y viceversa. La cavidad bucal puede indicar la presencia de enfermedades de carácter general, puede reflejar indicios y síntomas de problemas en alguna parte del organismo. Diferentes estudios a lo largo de los años han demostrado, por ejemplo, la relación entre la enfermedad de las encías y la diabetes o los problemas cardiovasculares.
La diabetes: los pacientes con diabetes son más propensos a sufrir gingivitis, puesto que, según los expertos, la enfermedad reduce la resistencia del cuerpo a la infección.
Las enfermedades cardíacas: las personas que padecen gingivitis en un estadio moderado o severo tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas. La mayoría de estudios no han demostrado una relación de causa-efecto entre ambos problemas, pero comparten muchos factores de riesgo, como fumar, consumir alcohol de forma excesiva o no seguir una dieta equilibrada.
Las enfermedades renales: el mal aliento crónico, un sabor poco agradable en la boca y la sequedad pueden ser signo de enfermedades renales. De hecho, cuando los riñones no trabajan correctamente, la halitosis o el síndrome de la boca seca son habituales.
La ansiedad: aunque a simple vista no lo parezca, la ansiedad también puede afectar a la salud de nuestra boca. El estrés y la histeria afectan al sistema inmunológico, el encargado de luchar contra las bacterias que causan enfermedades bucodentales, y debilitan su función. Así, un paciente con ansiedad pronunciada es más propenso a contraer infecciones en las encías, por ejemplo.

Deja una respuesta